(Rocío que cae del cielo)

Mujer y Agroecología

Transmisora de sabiduría

8 Marzo de 2019

Saludo y contexto

Desde hace ya varios años U Yits Ka’an ha mantenido el propósito de visibilizar cada vez más la labor y la realidad que está viviendo la mujer en el campo maya peninsular, reconocer y valorar sus aportes y despertar el respeto de la sociedad por la mujer y sus causas.

En este año 2019 se nos brinda la oportunidad de hilvanar nuestra reflexión con la posibilidad de presentar, en el pleno de la Asamblea del Foro Permanente de Pueblos Indígenas en la ONU, nuestras demandas, reclamos y alternativas. Es muy importante que a la brevedad nos envíen sus conclusiones y logremos anexarlas en la palabra que una delegación maya llevará a ese espacio. Este año 2019 la ONU invita a abonar sobre los Conocimientos tradicionales: generación, trasmisión y protección. La delegación mayense conformada por representantes de Guatemala, Chiapas, México y Yucatán, que presentará demandas y alternativas en el mencionado Foro, ha reflexionado sobre tres realidades que para nuestros pueblos son generadoras de conocimientos: Mujeres, Migrantes y la Medicina tradicional que trabajamos en nuestros montes. En esta reunión ofreceremos nuestra reflexión y aportación en relación con el tema de las Mujeres, desde la experiencia de las mujeres campesinas que trabajan asociadas a las tareas de U Yits Ka’an.

Ver la realidad

En la sociedad actual, las mujeres mayas continuamos sufrimiento discriminación y desprecio. Nos discriminan porque somos mujeres, porque somos mujeres indígenas y porque somos mujeres indígenas empobrecidas.

En Guatemala, México y en otros muchos países nos están asesinando simplemente porque somos mujeres. A muchas de nosotras se nos dificulta hablar, pensar y sentir nuestro mundo desde otro idioma. En muchas ocasiones los hombres deciden por nosotras y nos relegan a las cosas de la casa, de la milpa, de las semillas y de “roles” que ellos decidieron que son los que nos corresponden y, en algunos casos, ellos deciden con quién nos casaremos.

¿Qué otras situaciones está viviendo la mujer maya en tu comunidad? Anotar todos los aportes.

Pensar y/o iluminar

La sabiduría de nuestras culturas corre por nuestras venas, por nuestros brazos, por nuestros pechos, ya que no solamente amamantamos a nuestros hijos e hijas, sino que les trasmitimos nuestros sueños e ilusiones, nuestra forma de convivir con nuestra Madre Tierra, pero, también trasmitimos nuestros miedos y nuestras dudas. Desde nuestros embarazos acudimos a la sabiduría de nuestros pueblos a través de parteras y sobadoras. Somos nosotras la primera escuela que trasmite valores y respeto por el mundo que nos rodea. A lo largo de los siglos hemos sido cuidadoras y administradoras de los bienes (agua, semillas, sueldo de los esposos, etc.) que llegan al hogar y en algunos casos podemos llegar al extremo de dar la vida por el bien de nuestras criaturas. Cuidamos y seleccionamos semillas, gallinas, animalitos domésticos para que no falte sustento en nuestras casas. Cada vez más hay mujeres indígenas que tienen cargos y estudios u oficios relevantes en la sociedad donde vivimos; nos alegra mucho ver y oír a esas compañeras nuestras, sobre todo porque muchas veces para llegar a esos sitios han tenido que soportar burlas y discriminación, demostrando que sí podemos aportar para mejorar este mundo sin necesidad de renunciar a nuestra identidad de pueblos originarios.

¿Cuáles son los aportes más significativos de las mujeres mayas en tu comunidad, para la generación de sabiduría y conocimientos? Anotar las aportaciones.

Se termina este momento recordando el aporte de algunas mujeres concretas en nuestra comunidad.

Actuar

La delegación que participará en la ONU llevará estas solicitudes a la Asamblea:

  • Que se legisle y castigue con todo rigor el feminicidio, no es justo ni correcto que sigan asesinando a más mujeres.
  • Que haya en nuestras naciones mayores oportunidades para la preparación de mujeres indígenas y campesinas a través de programas y proyectos destinados al empoderamiento de las mujeres y su acceso a estudios profesionales.
  • Que se reconozca y se apoye a las mujeres campesinas e indígenas que prestan algún servicio en favor de sus comunidades: parteras, sobadoras, curanderas, rezadoras, etc.
  • La Madre Tierra también es reconocida y llamada como mujer y a través de sus ciclos y movimientos, a través de su realidad y/o esencia, es generadora de sabiduría y aprendizaje para sus hijas e hijos del mundo. Exigimos se deje de utilizar agroquímicos en nuestra Madre Tierra.

¿Qué solicitudes y demandas a la ONU añadirías para que se valore más a las mujeres del campo? Se recogen todos los aportes.

Celebrar

Se termina la reunión con una breve celebración haciendo un sencillo altar a la Madre Tierra y cada uno/a agradece los aportes de las mujeres expresándolo a través de la ofrenda de una flor.