(Rocío que cae del cielo)

¿Quiénes somos?

 U Yits Ka´an es un proceso educativo y liberador, cuyo vértice es la agroecología, en este proyecto multidisciplinar, convergen, campesinos, académicos, presbíteros católicos y ex alumnos/as, con el único afán de acompañar, preferentemente a las familias del campo, y/o personas, interesadas en la promoción de la agricultura ecológica, como modo sustentable de vida.  Nos interesa también, que las personas con las que interactuamos, sean gestores de cambios en sus respectivas comunidades y/o promotores de otro mundo posible, y por ende, de otra agricultura, una más sana, ética y  basada en relaciones de justicia.

100_4118

El proyecto “U Yits Ka’an” promueve la educación popular-campesina y el modo de vida sostenible y ecológico. El eje de esta institución es la Escuela de Agricultura Ecológica que lleva el mismo nombre, “U Yits Ka’an”.

Este centro de formación campesina inició en el año 1992, con un grupo de presbíteros católicos que trabajaban en comunidades del interior del Estado de Yucatán, México, inmersos en la Teología de la Liberación, que siendo cuestionados por la lacerante situación de los campesinos y campesinas de ese entonces, unieron esfuerzos para implementar este proyecto educativo y liberador. Previamente a la instalación de la Escuela, los primeros trabajos se desarrollaron en la promoción de campesinos, buscando ser una respuesta a la injusta situación de las comunidades rurales de la Península de Yucatán.

A lo largo de 18 años de vida, la institución ha ofrecido capacitación a más de 600 campesinos/as mayas. Como fruto de su trabajo, se han establecido Granjas Ecológicas Integrales coordinadas por exalumnos/as, que han servido de modelo para muchas personas interesadas en la agroecología. Actualmente imparte Talleres Agroecológicos en 6 subsedes del interior del Estado de Yucatán: Yokdzonot, Peto, Valladolid, San Simón, Hunucmá y Maní.

“U Yits Ka’an” acompaña procesos de producción de cerdos criollos y abejas meliponas en trece comunidades: Maní, Dzan, Tipikal, Mama, Conkal, Tabi, Dzemucut, Xohuayán, Mayapán, Yokdzonot, Tekom, Tixcacalcupul y Papacal. Este proyecto es conocido como “Cuxan Suum”. Como parte de este proyecto, “U Yits Ka’an” ha instalado hasta el momento cincuenta biodigestores en casas de familias participantes, con el fin de contribuir al respeto al medio ambiente, evitar la contaminación y generar los productos naturales para la fertilización de sus huertos.

Asimismo ha logrado establecer entre éstos y otros grupos, una red de comercio justo y abasto local. Este proyecto lleva el nombre de “Comerciando como hermanos”. Uno de sus ejes es la conmpra venta de hortaliza orgánica, bajo un esquema de canasta o sabucán semanal. Para la comercialización se cuenta con el apoyo de la Iglesia de la Divina Misericordia de Mérida, que nos facilita su local.

“U Yits Ka’an” ha contribuido al desarrollo comunitario y agroecológico a través de cursos, talleres, visitas, acompañamiento a egresados, encuentros con otras instituciones, no solo a nivel regional, sino también a nivel nacional. Se ha logrado sensibilizar a varias organizaciones gubernamentales para continuar el proceso de capacitación de técnicos comunitarios.

Con el objetivo de contribuir a la promoción de estas experiencias, la escuela ha participado en múltiples foros, encuentros, para difundir e intercambiar experiencias de procesos productivos y agroecológicos.

Se ha acompañado también con asesoría a otros procesos productivos, como la Cooperativa de Naranjeros de Dzán, las Mujeres Bordadoras de Maní, y movimientos sociales que buscan equidad y justicia en nuestro Estado. Buscamos fortalecer el abasto local bajo el enfoque de soberanía alimentaria.

3

“U Yits Ka’an” incluye, en sus procesos educativos, la formación crítica de los alumnos y alumnas respecto al entorno social y a las políticas públicas. Por eso promueve acciones tendientes a exigir el respeto a los derechos de los pueblos indígenas, de la Madre Tierra y se involucra en movimientos más amplios de defensa de las semillas criollas y combate a los transgénicos, así como el fomento de la soberanía alimentaria, entendiendo por ésta, la capacidad de las familias, comunidades y pueblos de generar sus propios alimentos y conseguir independencia de todos los poderes del Estado, partidos e instituciones.

 

100_2708

Deja un comentario