No es ningún secreto el místico vínculo entre el pueblo maya y la sagrada agua. Desde tiempos pretéritos hay un legado escrito, constructivo y literario que aún nos sorprende y emociona. Aunque cada vez se realizan con menor frecuencia, varios ritos agrícolas mayas requieren del uso de agua virgen o del rocío de la mañana para ofrendar y suplicar lluvia abundante para las milpas y sembradíos. Este tiempo que se fue y continua yéndose, es el que nos urge  recuperar y cultivar.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Correo electrónico
RSS